limpieza-humectacion-y-nutricion-facial

La piel seca.
Apenas tiene impurezas, suele ser tirante y tiende a la formación de escamas y arrugas. Los poros en general son poco perceptibles, la superficie de la piel luce opaca y está deshidratada.
La piel grasa.
Se caracteriza por poros grandes y abiertos. La piel es gruesa, su superficie es húmeda y presenta una buena hidratación.
La piel mixta.
Suele ser grasa en la zona “T” del rostro mientras en los pómulos es áspera y tirante.

La limpieza de cutis es un procedimiento que no es agresivo, destinado a mejorar el aspecto de la piel, corregir la dilatación de los poros, eliminar las células más superficiales y extirpar los famosos “puntos o negros o barritos” (en dermatología denominados “comedones”) y los microquistes que se van acumulando con el tiempo.
El primer paso de la limpieza de cutis, la higiene cutánea o pulido, se realiza con diferentes emulsiones seleccionadas para cada tipo de piel. Luego, a fin de realizar la extracción, se aplican cremas abrasivas para eliminar las capas más superficiales de la piel y ablandar los comedones y los micro-quistes.
Finalizada la extracción, se colocan sobre la piel lociones y cremas antisépticas; luego se aplican productos (geles o cremas) descongestivos y se realiza un drenaje linfático para que la piel quede totalmente desinflamada.
El último paso es la nutrición de la piel a partir de la colocación de diferentes máscaras a base de vitaminas y colágeno

Es fundamental recordar que todos los productos cosméticos que se utilicen, ya sean humectantes o maquillajes deben ser “oil free” (libres de aceite para evitar la aparición de comedones) e hipoalergénicos.
Es por eso que en nuestro centro confeccionamos nuestra propia línea de cremas y emulsiones.